Reconocimiento de ingresos para personas naturales

En Colombia, cuando una persona natural debe declarar impuestos, el reconocimiento tributario de los ingresos es distinto para personas naturales y diferente a quienes no están obligados a llevar contabilidad, respecto de quienes están obligados, en esencia porque para las personas no obligadas, los ingresos se reconocen en el momento de recibir el pago.

Realización del ingreso para personas naturales no obligadas a llevar contabilidad

Como se mencionó, los ingresos para las personas naturales no obligadas a llevar contabilidad, se reconocen en el momento de recibir el pago, por lo que, si una persona natural, que está obligada a declarar renta, realiza un contrato con el que sus ingresos superan la base gravable para el período 2020, pero recibe el pago en 2021; estos ingresos se entenderán realizados para el periodo gravable 2021.
La realización de estos ingresos está regulada por el artículo 27 del Estatuto Tributario, y además de pagos en efectivo, la realización incluye pagos en especie y otros modos legales distintos al pago, como lo señala el artículo 27:

“Para los contribuyentes no obligados a llevar contabilidad se entienden realizados los ingresos cuando se reciben efectivamente en dinero o en especie, en forma que equivalga legalmente a un pago, o cuando el derecho a exigirlos se extingue por cualquier otro modo legal distinto al pago, como en el caso de las compensaciones o confusiones. Por consiguiente, los ingresos recibidos por anticipado, que correspondan a rentas no realizadas, sólo se gravan en el año período gravable en que se realicen.”

Adicionalmente, el artículo aclara el procedimiento de realización para el caso de los dividendos, los ingresos por enajenación de bienes inmuebles, los ingresos por auxilio de cesantías y los intereses sobre cesantías, los cuales están exceptuados de la realización mencionada anteriormente, y su vez, también son criterios de reconocimiento para las personas obligadas a llevar contabilidad:
“1. Los ingresos por concepto de dividendos o participaciones en utilidades, se entienden realizados por los respectivos accionistas, socios, comuneros, asociados, suscriptores o similares, cuando les hayan sido abonados en cuenta en calidad de exigibles. En el caso del numeral 2° del artículo 30 de este Estatuto, se entenderá que dichos dividendos o participaciones en utilidades se realizan al momento de la transferencia de las utilidades, y
2. Los ingresos provenientes de la enajenación de bienes inmuebles, se entienden realizados en la fecha de la escritura pública correspondiente.
3. Los ingresos por concepto de auxilio de cesantías y los intereses sobre cesantías, se entenderán realizados en el momento del pago del empleador directo al trabajador o en el momento de consignación al fondo de cesantías. El tratamiento aquí previsto para el auxilio de cesantías y los intereses sobre cesantías, dará lugar a la aplicación de la renta exenta que establece el numeral 4° del artículo 206 del Estatuto Tributario, así como al reconocimiento patrimonial, cuando haya lugar a ello.”

Realización del ingreso para personas naturales obligadas a llevar contabilidad

El reconocimiento tributario de los ingresos para personas obligadas a llevar contabilidad, se hace con base en los ingresos registrados en los libros de contabilidad durante el periodo gravable, y, por tanto, se entienden realizados con la causación de los mismos, independiente de recibir el pago en el periodo correspondiente.
La realización de estos ingresos está regulada por el Estatuto Tributario en su artículo 28, y su aplicación prevalece, incluso cuando se presenten diferencias con los marcos técnicos contables, como lo dispone la norma a continuación:

“1. En el caso de los dividendos provenientes de sociedades nacionales y extranjeras, el ingreso se realizará en los términos del numeral 1 del artículo 27 del Estatuto Tributario.

2. En el caso de la venta de bienes inmuebles el ingreso se realizará en los términos del numeral 2 del artículo 27 del Estatuto Tributario.

3. En las transacciones de financiación que generen ingresos por intereses implícitos de conformidad con los marcos técnicos normativos contables, para efectos del impuesto sobre la renta y complementario, solo se considerará el valor nominal de la transacción o factura o documento equivalente, que contendrá dichos intereses implícitos. En consecuencia, cuando se devengue contablemente, el ingreso por intereses implícitos no tendrá efectos fiscales.

4. Los ingresos devengados por concepto de la aplicación del método de participación patrimonial de conformidad con los marcos técnicos normativos contables, no serán objeto del impuesto sobre la renta y complementarios. La distribución de dividendos o la enajenación de la inversión se regirán bajo las disposiciones establecidas en este estatuto.

5. Los ingresos devengados por la medición a valor razonable, con cambios en resultados, tales como propiedades de inversión, no serán objeto del Impuesto sobre la Renta y Complementarios, sino hasta el momento de su enajenación o liquidación, lo que suceda primero.

6. Los ingresos por reversiones de provisiones asociadas a pasivos, no serán objeto del impuesto sobre la renta y complementarios, en la medida en que dichas provisiones no hayan generado un gasto deducible de impuestos en períodos anteriores.

7. Los ingresos por reversiones de deterioro acumulado de los activos y las previstas en el parágrafo del artículo 145 del Estatuto Tributario, no serán objeto del impuesto sobre la renta y complementarios en la medida en que dichos deterioros no hayan generado un costo o gasto deducible de impuestos en períodos anteriores.

8. Los pasivos por ingresos diferidos producto de programas de fidelización de clientes deberán ser reconocidos como ingresos en materia tributaria, a más tardar, en el siguiente periodo fiscal o en la fecha de caducidad de la obligación si este es menor.

9. Los ingresos provenientes por contraprestación variable, entendida como aquella sometida a una condición -como, por ejemplo, desempeño en ventas, cumplimiento de metas, etc.-, no serán objeto del impuesto sobre la renta y complementarios sino hasta el momento en que se cumpla la condición.

10. Los ingresos que de conformidad con los marcos técnicos normativos contables deban ser presentados dentro del otro resultado integral, no serán objeto del impuesto sobre la renta y complementarios, sino hasta el momento en que, de acuerdo con la técnica contable, deban ser presentados en el estado de resultados, o se reclasifique en el otro resultado integral contra un elemento del patrimonio, generando una ganancia para fines fiscales producto de la enajenación, liquidación o baja en cuentas del activo o pasivo cuando haya lugar.”

Respecto a lo anterior, se puede observar que eventualmente, los ingresos se reconocen cuando hay lugar a un pago, como es el caso de los dividendos, los cuales se reconocen una vez han sido abonados en cuenta, y eventualmente, hay realización de ingresos que solo reconoce si durante periodos anteriores se ha generado una afectación, como es el caso de las reversiones por provisión de pasivos o por deterioro de activos.
Por último, para los casos en los que exista derecho a cobro de un ingreso contable, pero no se cumplen los criterios para su contabilización, se entenderán realizados los ingresos en el periodo en que surge el derecho, como lo menciona el parágrafo 1 del artículo 28 del Estatuto:

“Parágrafo 1. Cuando en aplicación de los marcos técnicos normativos contables, un contrato con un cliente no cumpla todos los criterios para ser contabilizado, y, en consecuencia, no haya lugar al reconocimiento de un ingreso contable, pero exista el derecho a cobro, para efectos fiscales se entenderá realizado el ingreso en el periodo fiscal en que surja este derecho por los bienes transferidos o los servicios prestados, generando una diferencia.”

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *